Sólo se ve bien con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos.



lunes, 23 de noviembre de 2009

Los primeros deberes de Iara !!!!


Este fin de semana Iara ha traído a casa sus primeros deberes del cole.

Es la primera vez que trae faena a casa, la pobre, pero venía toda ilusionada porque los deberes son tan de niño mayor ¡!!!!

Traía 3 piratas dibujados en un folio, y el trabajo consistía en pintar, con pinturas de colores, el primer pirata y el último de la fila, sin salirse de los márgenes.

Podía pintarlo del color que quisiera y luego tenía que poner su nombre y la fecha en la que lo había hecho.

El viernes llegó a casa con los deberes pero, muy cansada ella, nos dijo que los iba a dejar para hacer el sábado por la mañana que se levantaría más descansada…

Y así lo hizo, el viernes ya se lo tomó de relax y el sábado, después de desayunar, se puso a la tarea.

Despacio y con toda la tranquilidad con la que ella se puede tomar el asunto, porque es un nervio, se puso a pintar, intentando no salirse de los márgenes del dibujo. Primero pintó el último y después el primero, la quedó muy bien.

Luego escribió su nombre y la fecha, menos mal que lo puso a lápiz porque la fecha tuvo que repetirla dos veces ya que parecía que estuvieran escalando una montaña los números, todo hacia arriba, después de corregirlo varias veces, consiguió más o menos que los números fueran en línea recta.

Siempre que escribe alguna palabra larga tiende a ir con las letras hacia arriba, recuerdo que cuando era pequeña a mí también me pasaba, bueno aún hoy cuando escribo en un folio tiendo a que los párrafos vayan hacia arriba, dicen que esto es de personas optimistas y no sé si será así o no pero Iara también tiende a ello y si es cierto eso me alegraría mucho, a mí me encantan las personas optimistas, bastante incordio es la vida a veces como para encima empeorarla más nosotros con malos pensamientos ¿no creéis?.


Bueno pues el caso es que venía muy ilusionada con sus primeros deberes, qué gracia, seguro que cuando sea ya más habitual no vendrá con tanta alegría, ya cambiará la cosa y empezará a poner pegas...

viernes, 20 de noviembre de 2009

Iara y la Castañada




El pasado miércoles, 18 de Noviembre, celebraron en el cole de Iara la fiesta de la Castañada.

Tuvieron guiñol con marionetas en el polideportivo, según nos ha contado, e hicieron un regalito con decoración de castañas.
Iara lo pintó de amarillo porque es mi color favorito, de lamamy, y a ella también le gusta mucho y luego lo adornó con unos lunares naranjas.

Aquí podéis ver con más detalle cómo quedó.



La fiesta de la castañada la celebran en el cole todos los años, en otoño, es tradición comerlas asadas, calentitas y envueltas en un cucurucho de papel.

Cuando era niña recuerdo cantidad de puestos ambulantes con la castañera, asando castañas, y aunque todavía se encuentran algunos si vas por el centro de la ciudad, cada día se ven menos.


Bueno pues este es el "presente" que nos trajo anteayer Iara del cole, lo tiene en su habitación para meter los lápices de colores.

martes, 17 de noviembre de 2009

Navidad 2007

A mí me encanta la Navidad, sé que a mucha gente no le gusta, sobre todo a la que ha perdido algún ser querido o a la gente que se lleva mal con la familia, pero a mí me encanta.

Cuando yo era pequeña, en casa de los nonos y con los titos Sami y Raúl, la navidad siempre la hemos vivido muy especial, poníamos el árbol entre todos, el nacimiento, y recuerdo que cuando nos daban las vacaciones en el cole un día íbamos con la nona y con la yaya al centro, a pasar el día viendo toda la decoración navideña de nuestra ciudad y a darle la carta a los reyes magos.

Desde entonces la Navidad es una época del año que siempre me ha gustado y más ahora con vosotras dos aquí, viendo cómo disfrutáis mirando los juguetes, pidiéndoos casi todo lo que veis, porque os gusta todo, y esperando ya con impaciencia al próximo mes para escribir la carta a los reyes magos.

Hoy he estado haciendo recuento de fotos que tengo en el ordenador y he visto ésta que os pongo, es la primera navidad de Noa fuera de la barriga de lamamy, estamos en casa de los nonos en el último día del año del 2007, nochevieja, aquí aparecéis con el pijama de navidad que os compramos ese año, azul para Noa y rojo para Iara, estáis con el tito Sami, seguro que ni él ha visto esta foto.

Noa tenía 7 meses e Iara 3 añitos y medio.

Las dos aguantasteis hasta las 12 de la noche, para tomaros las uvas, y más.

Este año pasaremos la nochebuena en casa de los nonos, con todos los titos, seguro que ellas dos disfrutarán un montón, y los mayores también…

Van a ser unas navidades especiales porque son las primeras del tito Sami casado y porque tenemos dos miembros más en la familia para la cena de nochebuena, la tita Susana y el primo David.





Y esta otra foto es la primera que se hicieron las dos con el Rey Mago Baltasar, ese mismo año 2007.




El año pasado 2008 Noa no quiso, ni de broma, acercarse al rey mago, le entró un berrinche tremendo y sólo Iara que era más mayor y más valiente se hizo la foto, además tuvo que entregarle ella las dos cartas, la suya y la de su hermana para que no se quedara Noa sin juguetes al no querer acercarse ni siquiera a darle la carta.

A ver este año qué tal...

lunes, 16 de noviembre de 2009

El lado negro del mar





Nacieron como nacimos todos,
pero a ellos les tocó el lado negro del mar.

Delante acechaban montañas de días.
A quien le puedo contar,
que aquel infierno era su vida.
Soñaba al mirar la ventana…

Peor que matar a un hombre,
es cerrarle el camino.
Mucho peor es ahogar su destino.

El mundo es de todos,
tienen que pasar,
aquí entramos todos.

Dulces noches de luna y pateras.
Lloran las nubes en la ribera,
espuma de rabia escupe el mar.

Pasos de hambre en la arena.
Sólo oigo al mundo respirar,
no hace ruido el dolor verdadero,
sólo hace ruido el mar.

Las ilusiones se escurren entre los dedos del agua,
crucero de los condenados,
fracaso de los fracasados,
la muerte se baña entre las olas.

Peor que matar a un hombre
es cerrarle el camino.
Mucho peor es ahogar su destino.
El mundo es de todos,
dejadlos pasar,
aquí entramos todos.

Maldito mar que tienes que unir y separas,
malditas leyes de fronteras,
colores, banderas y patrias.
La noche se va convirtiendo en tinieblas.
Le llaman estrecho y es ancho
Y más profundo que las penas.

Salieron de la noche, ¿qué importa el día?
Ya nunca más volvieron.
Ni volverán jamás a remover las piedras,
ni a beber el agua sucia de los ríos,
ni a marcar sus negras huellas en la arena.
Porque salieron de la noche ya sin vida.
Y no volvieron.





Cada día me sorprenden noticias de éstas en los periódicos, en las televisiones, desde que soy mamá no puedo ver imágenes de estos pobres niños, bebés incluso, que cruzan el mar en busca de una vida mejor, o al menos eso es lo que ellos y sus mamás y papás esperan.

Este niño, pobre, no eligió donde nacer, nadie elige donde nace, pero él, como muchos niños, nació en el lugar equivocado, en la familia equivocada, en el país equivocado, en el mundo equivocado.

Es una pena ¿verdad? que bebés inocentes sufran por ello.

Es una pena que no tengamos todos las mismas oportunidades y dependiendo de donde vengamos al mundo seamos más o menos ricos, más o menos importantes, más o menos personas, cuando todos somos iguales porque todos tenemos sentimientos y corazón.


Quiero que os paréis a pensar en ello y que sepáis que vosotras dos habéis tenido mucha suerte de haber nacido aquí, quiero que penséis en ello y que sepáis que todas las personas somos iguales y merecemos lo mejor, todas las personas, seamos de donde seamos, vengamos de donde vengamos y tengamos el color que tengamos.

Quiero que respetéis a todo el mundo, que seáis buenas en la vida y, sobre todo, que seáis conscientes de lo que tenéis.

viernes, 13 de noviembre de 2009

Día de Vendimia y Teatro

Pues sí, hoy es el día de la vendimia para Noa y el día del teatro para Iara.

Esta mañana Noa se ha ido al cole de pequeños con un racimo de uvas, van a hacer el viernes de vendimia, una fiestecita en la que cantarán, bailarán y acabarán comiéndose las uvas que han llevado.
No estoy muy segura de que se coma Noa las uvas, ayer decía:

- No quero, no me guztan…

Así que no tengo muy claro que su profe, Virginia, consiga que las pruebe, pero bueno, es igual, seguro que la fiestuki sí que le va a gustar.

Iara por su parte, también tiene día de fiesta hoy, se van al teatro, esta mañana dice elpapy que la ha llevado al cole, que iba ilusionada, iba con su amiga Paula de pareja, van de dos en dos agarradas de la mano, para no perderse, y se sientan juntas en los asientos del autocar.

El año pasado después de ir tan contenta no quiso entrar porque le daba miedo, ya veremos a ver hoy si no acaban la profesora y ella otra vez en el pasillo viendo la obra por las cámaras de TV que tienen allí fuera.

Ayer me decía que hoy se iba al teatro, le estuve contando que yo, cuando era pequeña, también iba con mis amigos del cole y me miraba todo emocionada, me preguntaba si a mí me daba miedo, yo la decía que no porque iba con todos los demás niños y con la profe y porque la gente que hacía el teatro era gente muy divertida que se disfrazaba para hacernos reír, a ver si así se convencía ella también.

Me dijo que ya no le daba miedo porque era más mayor y que se iba a sentar con su amiga Paula y con Carla, para que no le diese susto.

Espero que todo vaya bien, la pobre lo pasa muy mal y se pone muy nerviosa pero bueno ya es una mujercita y seguro que poco a poco lo irá superando, no le queda otra.






martes, 10 de noviembre de 2009

Primer cuento de Iara

Este es el primer cuento que ha hecho Iara, se titula "Estrella Fugaz", como muy bien podéis ver en la primera hoja, escrito por ella, claro.





Con ilustraciones dentro.

Aquí podemos ver a una familia, el padre, la madre, la hija de pelo largo, y el hijo pequeño sin pelo.

En la página de al lado tenemos la casa de la familia, con chimenea incluida y el humo saliendo, que hace frío, estamos en invierno.


Ella me fue dictando las frases que quería incluir en su cuento, yo las escribía porque ella con poner el título ya tuvo bastante trabajo y estaba "cansada de escribir tanto..."

Estuvimos entretenidas haciéndolo el domingo por la mañana y aquí se lo dejo,en su blog, para que se acuerde cuando sea mayor, quien sabe, igual acaba siendo una buena escritora...imaginación no la falta...quizá un poco de voluntad sí.

Felicidades cariño por tu primer cuento.


lunes, 9 de noviembre de 2009

La princesa cabreada

Ayer Iara se levantó ya torcida, vamos que no había nada que la viniera bien, no quería salir de su habitación, no quería desayunar, no quería ver al dichoso Shin Chan de las narices, no quería hacer pis aunque estaba que explotaba, vamos que a todo era no, no y no.

La verdad es que mi niña nunca ha tenido muy buen despertar, sólo cuando era bebé recuerdo que se despertaba con la sonrisa en la boca y muy contenta, pero poco a poco ha ido cambiando y tiene bastantes más despertares malos que buenos.

El caso es que ayer fue uno de esos más malos de lo normal, afortunadamente con paciencia se le pasó al rato largo y acabó desayunando y volviendo a su ser normal, tampoco para lanzar cohetes, pero ya bastante más razonable en todo.

Me recordó un cuento, que leí hace tiempo, de Jorge Bucay, sí otra vez este señor que me encanta, como siempre en Google es fácil volver a encontrarlo y volver a leerlo.

Así, cuando estamos en plenas crisis con las peques, es bueno respirar hondo y leer la inscripción del anillo...






"EL REY CICLOTÍMICO"


Había una vez un rey muy poderoso que reinaba un país muy lejano. Era un buen rey. Pero el monarca tenía un problema: era un rey con dos personalidades.

Había días en que se levantaba exultante, eufórico, feliz. Ya desde la mañana, esos días aparecían como maravillosos.

Los jardines de su palacio le parecían más bellos. Sus sirvientes, por algún extraño fenómeno, eran amables y eficientes esas mañanas.

En el desayuno confirmaba que se fabricaban en su reino las mejores harinas y se cosechaban los mejores frutos.

Esos eran días en que el rey rebajaba los impuestos, repartía riquezas, concedía favores y legislaba por la paz y por el bienestar de los ancianos. Durante esos días, el rey accedía a todos los pedidos de sus súbditos y amigos.

Sin embargo, había también otros días. Eran días negros. Desde la mañana se daba cuenta de que hubiera preferido dormir un rato más. Pero cuando lo notaba ya era tarde y el sueño lo había abandonado.

Por mucho esfuerzo que hacía, no podía comprender por qué sus sirvientes estaban de tan mal humor y ni siquiera lo atendían bien. El sol le molestaba aun más que las lluvias.

La comida estaba tibia y el café demasiado frío. La idea de recibir gente en su despacho le aumentaba su dolor de cabeza.

Durante esos días, el rey pensaba en los compromisos contraidos en otros tiempos y se asustaba pensando en cómo cumplirlos.

Esos eran los días en que el rey aumentaba los impuestos, incautaba tierras, apresaba opositores.

Temeroso del futuro y del presente, perseguido por los errores del pasado, en esos días legislaba contra su pueblo y su palabra más usada era NO.

Consciente de los problemas que estos cambios de humor le ocasionaban, el rey llamó a todos los sabios, magos y asesores de su reino a una reunión.

—Señores –les dijo— todos ustedes saben acerca de mis variaciones de ánimo. Todos se han beneficiado de mis euforias y han padecido mis enojos. Pero el que más padece soy yo mismo, que cada día estoy deshaciendo lo que hice en otro tiempo, cuando veía las cosas de otra manera.

Necesito de ustedes, señores, que trabajéis juntos para conseguir el remedio, sea brebaje o conjuro que me impida ser tan absurdamente optimista como para no ver los hechos y tan ridículamente pesimista como para oprimir y dañar a los que quiero.

Los sabios aceptaron el reto y durante semanas trabajaron en el problema del rey. Sin embargo todas las alquimias, todos los hechizos y todas las hierbas no consiguieron encontrar la respuesta al asunto planteado. Entonces se presentaron ante el rey y le contaron su fracaso.

Esa noche el rey lloró.

A la mañana siguiente, un extraño visitante le pidió audiencia. Era un misterioso hombre de tez oscura y raída túnica que alguna vez había sido blanca.

—Majestad –dijo el hombre con una reverencia—, del lugar de donde vengo se habla de tus males y de tu dolor. He venido a traerte el remedio.

Y bajando la cabeza, acercó al rey una cajita de cuero. El rey, entre sorprendido y esperanzado, la abrió y buscó dentro de la caja. Lo único que había era un anillo plateado.

—Gracias –dijo el rey entusiasmado— ¿es un anillo mágico?

—Por cierto lo es –respondió el viajero—, pero su magia no actúa sólo por llevarlo en tu dedo...
Todas las mañanas, apenas te levantes, deberás leer la inscripción que tiene el anillo. Y recordar esas palabras cada vez que veas el anillo en tu dedo.

El rey tomó el anillo y leyó en voz alta:

“Debes saber que ESTO también pasará”.

* Aplicable también a todo en la vida.


jueves, 5 de noviembre de 2009

El buscador




Esta es la historia de un hombre al que yo definiría como buscador. Un buscador es alguien que busca. No necesariamente es alguien que encuentra. Tampoco es alguien que sabe lo que está buscando. Es simplemente alguien para quien su vida es una búsqueda.




“Un día nuestro Buscador sintió que debía ir hacia la ciudad de Kammir.



Él había aprendido a hacer caso riguroso a esas sensaciones que venían de un lugar desconocido de sí mismo, así que dejó todo y partió.



Después de dos días de marcha por los polvorientos caminos, divisó Kammir a lo lejos, pero un poco antes de llegar al pueblo, una colina a la derecha del sendero le llamó la atención.



Estaba tapizada de un verde maravilloso y había un montón de árboles, pájaros y flores encantadoras.



Estaba rodeaba por completo por una especie de valla pequeña de madera lustrada, y una portezuela de bronce lo invitaba a entrar.



De pronto sintió que olvidaba el pueblo y sucumbió ante la tentación de descansar por un momento en ese lugar.


El Buscador traspasó el portal y empezó a caminar lentamente entre las piedras blancas que estaban distribuidas como por azar entre los árboles.



Dejó que sus ojos, que eran los de un buscador, pasearan por el lugar... y quizá por eso descubrió, sobre una de las piedras, aquella inscripción.



“Abedul Tare, vivió 8 años, 6 meses, 2 semanas y 3 días”.




Se sobrecogió un poco al darse cuenta de que esa piedra no era simplemente una piedra.




Era una lápida, y sintió pena al pensar que un niño de tan corta edad estaba enterrado en ese lugar...



Mirando a su alrededor, el hombre se dio cuenta de que la piedra de al lado también tenía una inscripción.



Al acercarse a leerla, descifró: “Lamar Kalib, vivió 5 años, 8 meses y 3 semanas”.



El buscador se sintió terriblemente conmocionado. Este hermoso lugar era un cementerio y cada piedra una lápida.



Todas tenían inscripciones similares: un nombre y el tiempo de vida exacto del muerto, pero lo que lo contactó con el espanto, fue comprobar que, el que más tiempo había vivido, apenas sobrepasaba 11 años.



Embargado por un dolor terrible, se sentó y se puso a llorar. El cuidador del cementerio pasaba por ahí y se acercó, lo miró llorar por un rato en silencio y luego le preguntó si lloraba por algún familiar.



- No, ningún familiar – dijo el buscador - Pero... ¿qué pasa con este pueblo? ¿Qué cosa tan terrible hay en esta ciudad?



¿Por qué tantos niños muertos enterrados en este lugar?



¿Cuál es la horrible maldición que pesa sobre esta gente, que lo ha obligado a construir un cementerio de niños?



El anciano cuidador sonrió y dijo:



"Puede usted serenarse, no hay tal maldición, lo que pasa es que aquí tenemos una vieja costumbre.



Le contaré... Cuando un joven cumple quince años, sus padres le regalan una libreta, como ésta que tengo aquí, colgando del cuello, y es tradición entre nosotros que, a partir de entonces, cada vez que uno disfruta intensamente de algo, abra la libreta y anote en ella: a la izquierda, qué fue lo disfrutado..., a la derecha, cuanto tiempo duró ese gozo.



¿Conoció a su novia y se enamoró de ella?



¿Cuánto tiempo duró esa pasión enorme y el placer de conocerla?



¿Una semana, dos? ¿tres semanas y media?



Y después… la emoción del primer beso, ¿cuánto duró? ¿El minuto y medio del beso? ¿Dos días? ¿Una semana?



¿Y el embarazo o el nacimiento del primer hijo?



¿y el casamiento de los amigos?



¿y el viaje más deseado?



¿y el encuentro con el hermano que vuelve de un país lejano?



¿Cuánto duró el disfrutar de estas situaciones? ¿horas? ¿días?...



Así vamos anotando en la libreta cada momento, cada gozo, cada sentimiento pleno e intenso... y cuando alguien se muere, es nuestra costumbre abrir su libreta y sumar el tiempo de lo disfrutado, para escribirlo sobre su tumba.



Porque ése es, para nosotros, el único y verdadero tiempo vivido."





Jorge Bucay



Hagamos que, cuando ya no estemos aquí, alguien pueda contar cuánto tiempo hemos vivido realmente... y sonría.

domingo, 1 de noviembre de 2009

Luna Llena





Pon una hoja tierna de la luna

debajo de tu almohada

y mirarás lo que quieras ver.


Lleva siempre un frasquito del aire de la luna

para cuando te ahogues,

y dale la llave de la luna

a los presos y a los desencantados.

Para los condenados a muerte

y para los condenados a vida

no hay mejor estimulante que la luna

en dosis precisas y controladas.



"Sabines"


Anoche hicimos Elpapy y yo un exceso y nos fuimos con los titos Sami y Susana a cenar por ahí, estuvimos tomando unas cervezas y unas tapas y disfrutando de la noche, sin trasnochar mucho.

Hemos decidido que ésto hay que repetirlo de vez en cuando.

Iara y Noa se quedaron con los nonos, encantadas claro, y se durmieron cerca de la una de la mañana las pendones !!!!

Había una luna enorme, podéis verla si miráis al cielo, tanto como para permitidnos tomar cada uno de nosotros un pequeño pedazo, ponerlo bajo nuestra almohada, y soñar...





 
Template by suckmylolly.com - header candies by Tayoindesign